sábado, diciembre 15, 2007

Asunto: RE: de Antonio Skármeta a Sadel y a los Honorables Senadores

Estimado señor Fernando Sáez,
Presidente de la Sociedad de Derechos Literarios (SADEL)


He leído con preocupación y hasta incredulidad los detalles que enumera del proyecto de ley que está considerando el Senado. En efecto, este proyecto, de ser aprobado haría daño a la creación y a los derechos de autor de escritores chilenos y colegas de otros países. Le ruego tenga a bien reenviar este e-mail a los honorables senadores que me indica, como un manera de adherir a sus observaciones críticas al proyecto y expresar mi solidaridad con la petición de SADEL de que no se apruebe la modificación a la Ley de Propiedad Intelectual.

Quiero, con todo respeto y cariño a mi país, prevenir sobre la posible repercusión internacional que podría llegar a tener la aprobación de estas modificaciones que vulneran de modo insólito los derechos de colegas escritores de otros países y en otras lenguas quienes podrían, llegado el caso, acusar a las instituciones chilenas de santificar legalmente la piratería.

Aún si los honorables senadores, con otros fundamentos que estos, optaran por aprobar estas modificaciones, estimo mi deber solidario con mi país y con mis colegas internacionales solicitarles con la mayor cortesía que evalúen esta alerta que les ofrezco.

Puede que la modificación sea compatible, en una lectura más atenta, con la ética de las legislaciones internacionales sobre esta materia. Pero también puede que no. Está claro que Chile es soberano para legislar como se le ocurra y en otros momentos de su historia, y sobre asuntos más apremiantes que estos, se ha despreciado la jurisprudencia internacional. Me temo que si se aprueba esta modificación, no es improbable que se desate en los medios de comunicación nacionales e internacionales críticas severas a nuestro país.

Saludo cordialmente a los senadores Ruiz Esquide, Navarro, Chadwik, Cantero y Núñez.

Antonio Skármeta
escritor

3 comentarios:

inquieta dijo...

Antonio Skármeta sabe lo que dice, esperemos que las autoridades pertinentes no hagan oídos sordos.

cecivet dijo...

esperemos.

un lector de biblioteca dijo...

La carta de Skarmeta indica que no ha valorado las ideas esenciales del proyecto. Por ejemplo, proveer excepciones al derecho de autor aplicables a las bibliotecas abiertas al público es esencial para garantizar la libertad de los lectores, que recurren a la propiedad intelectual de otros para educarse y crear nuevo conocimiento y arte. Es absurdo llamar a eso "piratería"