viernes, noviembre 03, 2006

Una serenata de viernes


(El mariachi Vargas)

16 comentarios:

Therese Bovary dijo...

Amigos de la red, esta serenata la contrató para mí, en la Plaza Garibaldi, mi amado Mentecato. El cantaba junto a los mariachis.
Después me propuso matrimonio mientras bebíamos tequila poniendo sal y limón en su mano empuñada.
Salud -me decía.
Salud -le digo.

Lila Magritte dijo...

Algo me decía que Mentecato era un "latin lover" de tiempo completo.

mentecato dijo...

Él era un ruiseñor escondido en el guitarrón y se había emborrachado de relámpagos. A lo mero macho.

Lila Magritte dijo...

¡ayayayayayayayyyyyyyyyyyyyyyyyyy

cantaba!

Therese Bovary dijo...

Tan poeta que es Mentecato
Ayyyyyyyyyyyyy
cómo suspiro.
Creo que moriré de poesía

Lila Magritte dijo...

Logré entrar a la casa de Grandchester. Volvió. No sé dónde estaba. Creo que TalCual fue el culpable del abandono de hogar.

Puedes ir ahora.

Lila Magritte dijo...

Vine a escuchar esta canción para reanimarme.
Hay que cantar. Nos debieran haber puesto en una Academia de canto... la gente que canta tiene propensión a la felicidad... acuérdate del dicho "quien canta su mal espanta".
Parece que quien hace poesía los atrae. Debe ser la necesidad de tener tema. De otro modo no habría nada que decir.

¿O no?
¿Cuántos males tenemos ahogados en la biblioteca?
Abramos los libros y que salgan a cantar los poetas muertos.
Qué raro el tiempo. Todos los climas en un día.
Ahora te dejo, voy a cantar. Cerré todas las ventanas.

grandchester dijo...

"Somos inocentes."

Sacco y Vanzetti.

Therese Bovary dijo...

Somos inocentes, Grandchester, el culpable es el mundo.

Lila Magritte dijo...

Recuerden el Encuentro de Poesía en la U. de Chile.
Mañana.

Therese Bovary dijo...

Sí, en la Casa Central, Alameda. Me toca leer a las 19:00. Es el Festival de Poesía.
Vayan
Están todos invitados menos uno.
Chao

Anónimo dijo...

Debo hacer acá una aclaración: Therese Bovary debió haber sufrido un golpe de alta virtualidad: ya que no fue el sr. M, qien contrató los mariachis de la plaza Garibaldi, en México, en el DF, la última nuestra de nuestra estada allá: fui yo, y fui yo quien le pidió matrimonio no sólo en esa plaza, sino en todas las catedrales que, en otra dimensión que esta, hemos visitado. Fue una noche mágica y surreal, como dijeron que es México Breton y Artaud: una noche de mezcal y limón, con algunos amigos poetas que pueden dar fe de lo que digo. Y el Benja, nuestro Virgilio surgido del Zócalo. Un 12 de octubre. No quiero que me suceda lo que el protagonista de la pelicula "Eterno resplandor de una mente sin recuerdos". Jamás sería un pájaro escondido en un guitarrón, tal vez el Cónsul bajo la sombra de los volcanes, tal vez la barca de Oro que te viene a rescatarte de este quívoco, Frida-Bovary.

Tu Lear King, desde el México que gané para ti en una segunda Revolución y no pienso entregar.

Therese Bovary dijo...

Ay king Lear, es absolutamente cierto lo que usted dice.
Cuánto me asombra usted con tantas palabras bonitas.
Lo único, mi querido rey, que quisiera aclararle es que, tal vez por un problema de idiomas y de las traducciones, que ya sabemos suelen ser traidoras, entonces le comunico que en español no se dice:
"la barca de Oro que te viene a rescatarte", sino
"la barca de oro que te viene a rescatar".

Lo primero es medio shulo
lo segundo es correpto ¿me cacta?

Perdone usted mi manía de las correcciones idiomáticas, pero es parte de un sindrome llamado deformación profesional.

Hasta pronto my king
Su Therese de aquí a la eternidad

Lila Magritte dijo...

No puedo evitar la risa, pero trataré de ayudar al Rey a que se exprese bien en español y así no tenga que sufrir estos bochornos en público.

Abrazos.

Lila Magritte dijo...

¿Y te vas a subirte a la barca de oro?

Therese Bovary dijo...

¡Y, Lilita!
parece que me voy a tener que puro subirme a la barca de oro.

Therese