miércoles, noviembre 01, 2006

¿Por qué Cantinflas es Cantinflas?


Un video aporte de Luixhack. Regalo de Lila Magritte para Therese Bovary. "Vivir con humor o morir sin Vicious".

13 comentarios:

Lila Magritte dijo...

Brindemos por el juego, el humor y los tiempos del Cine Imperial.

Therese Bovary dijo...

!Salud por esa infancia relativa cuando éramos felices e indocumentadas!

Therese Bovary dijo...

Cine Imperial, todos los domingos en función triple donde si no llegaba la "Blanca Nieves y los siete enanitos" no trepidaban en cambiarla por "El reposo del guerrero".

mentecato dijo...

Cantinflas es Cantinflas, porque es Cantinflas, es decir, si no es Cantinflas, evidentemente, no es Cantinflas, porque no es Cantinflas. Y no hay medios Cantinflas, porque si hubiera medios Cantinflas, no habría Cantinflas en su totalidad, vale decir, un medio Cantinflas sería un Cantiflas a medias, talvez desde el centro del pecho al Oriente o desde el centro del pecho al Occidente. Si fuera desde el centro del pecho al Oriente, habría nacido, quizá, en Bombay, o en Constantinopla, o en Kuanghua. Los nacidos en Kuanghua se llaman Yang-lui o Hoangho-lin. Y si fuera desde el centro del pecho al Occidente, sí podría haberse llamado, pero Cantin (recordemos que es medio Cantinflas). Ahora bien, podría haberse llamado Flas (recordemos que es medio Cantinflas). También hay que tomar en cuenta, pero eso es una historia larguísima. Sólo la enuncio: la mamá de Cantinflas al quedar embarazada de él, le dijo al supuesto papá (que pudo ser él o el almacenero de la esquina, pero de la esquina poniente, porque el almacenero de la esquina oriente era mariquita. Aunque por los días en que quedó encinta, se había instalado otro almacén de un pariente de Siqueiros, porque pintaba de todo incluso niños en vientres ajenos. Aquí hay que explicar que, en Chile, 'pintar' es dejar preñada a una mujer. En México, me da la impresión, que usan otro término. Pero esa es otra historia, la historia de que el supuesto papá no se habría imaginado preñar a la mamá de Cantinflas, porque la presunta noche que se acostó con dicha señora, se había emborrachado en los cañaverales con Isabel, quien tenía amores con el almacenero de la esquina suroriente. Y este sí estaba enamorado de la mamá de Cantinflas. Por último habría que decir que hubo dos Cantinflas. No dos Cantinflas en estricto rigor, sino que nacieron gemelos en el parto. La mamá los miró y se preguntó: ¿Cuál va a ser Cantinflas? E hizo el juego de la margarita: 'Éste sí, éste no; éste sí, éste no...' Y se durmió confundida.

Cuando los gemelo tuvieron 15 años, el que iba a ser Cantinflas tuvo un accidente y quedó postrado en una silla de ruedas (eso es sólo un decir, porque lo sentaron en un tronco y alguien, quizá el compadre del almacenero de la esquina sur, pero de dos cuadras más al oriente, le puso al tronco una rueda que mandó a hacer al herrero de la esquina norte, pero de tres cuadras al sur. Y, digo una nomás, porque antes de hacer la segunda, el herrero se suicidó, porque él había querido ser el papá de Cantinflas, quizá el no postrado, aunque nunca lo dijo).

En fin, Cantinflas hizo buenísimas películas, como quien dice que no quiso decir lo contrario, pero dio esa impresión...

Therese Bovary dijo...

Y me acuerdo de esa vez en que tú comentabas en la casa a nuestros inocentes progenitores que había un señor tan malo en la película que le rompía la ropa a una niña en un bosque.
Salud por eso!

Therese Bovary dijo...

Lilita, se apareció Mentecato entre medio y habla igualito que Cantinflas.
Al final parece que existe.

Therese Bovary dijo...

Buena Mentecato, te pasaste con tu monólogo cantinflesco.
Tienes de lo que te pidan, bribonzuelo.
Hasta pronto

Lila Magritte dijo...

Me entró la duda, ¿tú piensas que es Mentecato, o la señora de Mentecato que le cerró el blog y lo hizo confesar la contraseña, el nombre de usuario y el número secreto de la cuenta corriente, y te vino a hacer esta cantinflada para demostrarte que ella sí existe y no le tiene miedo a una rosa espinuda y sangrante con el pelo corto?

¿O sería Grandchester, que es más pilla que el lobo feroz?

Lila Magritte dijo...

Aunque debo reconocer que la señora de Mentecato podría hacerle los libretos a Cantinflas. Es buena, tiene imaginación...

Therese Bovary dijo...

El me mintió, él me dijo que era libre, él me mintió...

Si sabemos que aquí no existe nadie fuera de la red, tampoco existe señora de Mentecato.
Elemental mi querida Lila.

Lila Magritte dijo...

¿Cómo irán en el juego?

grandchester dijo...

Yo no tengo nada que opinar,
a no ser que, si aventurara algo,
sería un sinsentido.

Pero igual lo digo,
en honor a la verdad.

Puesto de otra forma…
“No hay palabras”.

Porque si lo que se declara
es puro despropósito,
mejor no hablar.

O sea que es muy sencillo,
para expresarme con toda claridad…
¿Quién quiere cantinflear?

Por lo tanto, me sostengo
en lo dicho, me doy a entender
perfectamente bien.
Es decir, me sé explicar.

O tú que piensas?
…Ah?

Therese Bovary dijo...

Lila, gracias por tu regalo. Era tanta la emoción que olvidé agradecer.
Dicen que agradecer es de bien nacidos y hasta el momento estaba dando una mala impresión a los amigos de la Red y a ti.
¿Pero al fin y al cabo, si nadie existe, a quién cresta le estoy agradeciendo

By by