sábado, mayo 09, 2009

Una noche de locura


Se juntaron a las cinco de la tarde, en punto de la tarde en el lugar de siempre. Eran las cinco en todos los relojes. Ella llegó unos minutos tarde porque el metro, el gentío, la ciudad. Él la esperaba en una mesa con la botella de vino blanco helándose en la cubeta de hielo, los daditos de queso fritos con mermelada y el pollo al pil-pil. Ella lo abrazó como siempre, con ternura, con amor, con dulzura y debía empinarse para alcanzar su boca y llenarlo de besos, como siempre.

Como siempre, bebieron, se miraron, se gritaban con la mirada todo el deseo que estaba acumulado en el centro mismo del centro del alma. Cuando están juntos, las horas pasan demasiado rápido. Él como siempre le dijo que estaba muy bella y ella se puso como una niña coqueta y sus ojos de pájaro feliz brillaban como nunca. Él guapo, dulce y tierno dijo: vamos.

Y partieron caminando como siempre al lugar de siempre. Otra vez las horas pasaron demasiado rápido y ella empezó a sentirse triste, porque aunque es una maga, no se la puede con el tiempo. Él, que es un rey, dio la orden al tiempo: deténte, y el tiempo obediente con él, como ella, se detuvo en sus cuerpos que se agitaban y temblaban de deseo.

Oigo y obedezco le dice siempre y le gusta que sea poderoso, que dé órdenes e instrucciones, que decida por ella.

El amor fluía como siempre desenfrenado como las palabras de sus bocas. A ella le gusta hablar cuando hacen el amor, y después beben, fuman y se ríen. Ellos se aman en la oscuridad. Son como insectos que escapan de la luz y quieren ser eternos.

Del palacio de la plenitud, volvieron al lugar de siempre. Ya no les preguntan qué quieren beber o comer, simplemente los ven llegar de la mano, felices y enamorados y les tienen una mesa reservada donde ya vienen con lo mismo de siempre para ellos, los mismos de siempre.

Salieron tarde de allí, ella no quería regresar a casa, y él la llevó a vagar por la ciudad iluminada: el club de jazz, donde se besaron sin compasión, y ella le apretaba las duras piernas de rugbista por debajo de la mesa, mientras él la buscaba por debajo del vestido. La mujer que cantaba de maravillas les dedicó un tema: para los enamorados, dijo, y se rieron y aplaudieron avergonzados de ser tan evidentes, pero todos los que allí estaban también rieron y aplaudieron.

¡Qué cosa tan rara es esto del amor! Pero no hay que comprenderlo, hay que amar al amor mientras dure. Nada hay más frágil y huidizo que el amor, ya lo saben ellos; tuvieron que aprenderlo a golpes de la vida; él y ella ya lo han aprendido y por eso cuidan como un cristal preciado este regalo de la vida, una nueva oportunidad sobre la tierra...


Ahora sólo falta ir a buscar el libro, la segunda parte de "El Ingenioso Hidalgo don Quijote de La Mancha", que a ella se le quedó en el velador de ese lugar sagrado con espejos y luces, sábanas blancas y huellas de eternidad de los instantes.

40 comentarios:

Lila Magritte dijo...

¿Qué libro era?

Es importante saberlo, sugiero incluirlo por un asunto de citas intertextuales que apoyaría el juego de los encuentros secretos, "casi no secretos", si el espectador-lector conoce la referencia o ha leído el libro o el poema.

Es solo una sugerencia.

(Siempre hay que llevar los libros en la cartera o adoptar la figura de los libros perdidos-liberados)

Abrazos.

Anónimo dijo...

Era el Quijote, la segunda parte que ella llevaba porque venía de hacer clases.
¿Crees que es importante ponerlo en el texto?

Therese Bovary dijo...

Bien, he decidido trasladar todos los comentarios que se han hecho a este cuento en Facebook, porque a los blogs ya nadie o muy pocos vienen...

Taia Viera dijo...

Taia Viera Vergara

erai tu tere?

Daniela Mora Córdova dijo...

Daniela Mora Córdova

Me encantó, que cosa el amor!!!

Gloria Patricia Carrasco V dijo...

Gloria Patricia Carrasco V

Me dan ganas de denunciar esta nota... por que no puede ser tanta belleza!!!!....

Therese Bovary dijo...

Patita y Daniela gracias, es solo ficción, deseos frustrados, jajajajajajaja.

De la Taia debo protegerme porque me lleva de vuelta de una oreja a la terapia

María Eugenia Lagunas Periale dijo...

María Eugenia Lagunas Periale

¡Qué buena Tere! nos conocemos poco, pero me tinca que eres tú

Marcelo Pardo dijo...

Marcelo Pardo

mmmm esto me da una idea....

No,no es la que piensan...

Tere: ¿Y hacer un taller literario Online???

Thamar Alvarez dijo...

Thamar Alvarez

Lindo texto, Teresa, gracias por invitarme a leerlo... El amor, siempre presente y siempre necesario, siempre en nuestras venas y en nuestra piel, y siempre tan delicado como el cristal, vulnerable al frío y sufriente en el adiós...
Me encantó tu estilo, diáfano, y esta nota que nos llena del romanticismo y el misterio del amor...
Un abrazo!

Mariela Ríos Ruiz-Tagle dijo...

Mariela Ríos Ruiz-Tagle

...Me cautivó, Teresa, desde la belleza, el lenguaje, el estilo, casi se puede tocar el amor, el mismo que va y vuelve y casi nunca se queda como las olas...un bellísimo y excelente- a mi humilde juicio- texto...un beso nostálgico...

Mariela Viñao dijo...

Mariela Viñao

Gracias Tere por invitarme a leerte también, una velada exista tus versiones del amor...es que me dan ganas de volverme a enamorar ahora mismo de nuevo y mil veces...!

Enrique Aravena Ramirez dijo...

Teresa: sobre la forma literaria del texto, nada tengo que decirle a una maestra en literatura, solo que en el tercer párrafo, se inicia con primera persona y posteriormente continúa en tercera persona al igual que los dos párrafos anteriores; no se si eso fue intensional o existe allí una palabra en primera persona que debiera cambiar su tiempo.

Respecto de la idea que entrega Marcelo Pardo, hace bastante tiempo que he querido proponerla y no se donde, pero se me ocurre en este mismo facebook, en una página ya cerada como Los cuentos. net, letras e chile o crear una similar a adictos a la palabra de Letras iberoamericanas, creada por Ingrid Odgers. exclusivamente para trabajar en minificción

un abrazo

Therese Bovary dijo...

Lapsus... HORROR

Ya lo arreglé y me parece que podríamos integrarnos a una página que ya exista.

Gracias por tu observación!!!

Isabel Arrieta Montanares dijo...

Isabel Arrieta Montanares

Hermoso, me dejó emocionada.

Mariela Ríos Ruiz-Tagle dijo...

Mariela Ríos Ruiz-Tagle

...jjaaaaajaja..qué simpático este Enrique..qué maravilloso escribe Teresa ¿verdad?, no sólo la poesía....

Cecilia Calderón dijo...

Cecilia Calderón

Y seguirán juntándose a las cinco de la tarde... en una ciudad cualquiera, mientras existan,mientras dure la magia,mientras no se apodere en ellos el desencanto..

Ro Capriles dijo...

Ro Capriles

Qué lindo. Me inspiró, profe.
Muchos abrazos :)

Jorge Marchant Lazcano dijo...

Jorge Marchant Lazcano

Un hermoso cuento, Tere... Tú lo dices "hay que amar al amor mientras dure. Nada hay más frágil y huidizo que el amor..." ¡Si no lo sabremos todos! Pero los escritores saben recordarlo como nadie...
Besos.

María Emma dijo...

María Emma

me encantó!!!!!!!

Marcela Alejandra Céspedes Gamboa dijo...

Marcela Alejandra Céspedes Gamboa

Tere está muy lindo,pero cuéntame si contribuyó el cambio de día??? Enrique, me parece que tu intención fue colocar la palabra "intencional" y no intensional ¿ verdad?
besos querida y nos reuniremos antes de lo que piensas

Greta Montero Barra dijo...

Greta Montero Barra

Hermoso relato, Teresa. Digno de tu genio y sensibilidad creadora. Un fuerte abrazo desde Concepción y gracias por permitirnos el placer de leerte.

Claudia Farfán Escobar dijo...

Claudia Farfán Escobar

Si, es cierto...siempre tan huidizo e impredecible. Cuesta aprender aquello.
Lindo texto!

Coke González dijo...

Coke González

A las 5. Y a las 6. Y a las 7, 8, 9, 24. Viva el amor.

Marilu Lopez dijo...

Marilu Lopez

Genial!! Me siento identificada, que tiempos aquellos... qué será del ingrato aquel...

Rocio Adell dijo...

Rocio Adell

Será la fatalidad del amor, frágil y huidizo...

Cristian Muñoz López dijo...

Cristian Muñoz López

siempre hay que leer entre líneas queridos lectores, la tere habla, y cuando habla yo siento una voz soterrada, que quiere salir, pero permanece oculta tras el velo de la palabra.

Cristian Muñoz López dijo...

Cristian Muñoz López

igual buena la intertextualidad con Lorca

Rodrigo Ardiles Gamboa dijo...

Rodrigo Ardiles Gamboa

Wow !

Derek Fenix dijo...

Derek Fenix

bella

Fanny Titiun dijo...

Fanny Titiun

que lindo tu punto de arranque con García Lorca.
Sigue escribiendo... es un gusto leerte

Jorge Majewsky Kaltwasser dijo...

Jorge Majewsky Kaltwasser

¡¡¡¡MAGNÍFICO, LA FUGACIDAD DEL AMOR, SUS INCOMPRENSIBLES SORPRESAS, SU CONDICIÓN DE FRÁGIL COMO LA FELICIDAD, EXPRESADO CON LA PLUMA BRILLANTE Y CREATIVA DE TERESA.....TEXTO QUE CALA HONDO, QUE RECUERDA EXPERIENCIAS PROPIAS, QUE EN UN MÁGICO ACTO DE SINESTESIA, HACE SENTIRSE ALLÍ, PARTÍCIPE DE LA HISTORIA, VIVIENDO SUS DETALLES, TRANSPORTÁNDOSE A LOS LUGARES Y ENTRANDO EN TODO EL SIMBOLISMO DE CADA LÍNEA.........BRILLANTE, MAESTRA, UN BESO!!!

Nicasio González dijo...

ummmm ¿qué es ésto? ¿qué hace aquí tanta gente?

Therese Bovary dijo...

Nicasio González, ¿qué es de su vida?
Le explico, trasladé desde Facebook los comentarios que me hicieron al cuento, que usted comprenderá es absoluta ficción, el cuento, digo,no los comentarios.

Dígale a su enemigo el Infante de Mondragón que venga a ver con qué chichita se está curando!!!

Ya que él lo delató a usted por andar seduciendo extranjeras en Sevilla como un vulgar Burlador y birlador y él me había prevenido contra usted, tómese ahora la revancha.

Ha visto a Colombine por ahí???

Mis cariños

Carmen Gloria Berríos dijo...

Carmen Gloria Berríos hizo un comentario sobre tu nota "Una noche de locura":

Que romáaaaanticoooo....yo también quiero volver a escribir del amor.
Abrazo querida Poeta

Anónimo dijo...

igual el amor de su vida es una prostituta,eso es amor.

Therese Bovary dijo...

¿Por qué dice que es una prostituta?
Me lo podía aclarar por favor.
Tengo miedo y mucha angustia hoy

Anónimo dijo...

PARANODIA....NO QUISE ANGUSTIARTE.BESOS A TU ALEJANDRO,YO TENGO MI AQUILES.

Therese Bovary dijo...

No se llama Alejandro!!!

Therese Bovary dijo...

aunque sea Magno