domingo, mayo 20, 2007

DE CIERTAS IMAGENES Y SEMEJANZAS



Hay madres parecidas al silencio
de la misma manera que se parecen al silencio
las mujeres tristes;
ésas que se confunden fácilmente desde lejos
con una antigua fotografía,
o más bien con un lienzo desvelado
que espanta la noche de las habitaciones frías
y persigue fantasmas por corredores desnudos
hasta el único jardín
el de la infancia¬
donde en nombre de los sueños conjuran hijos que nunca
aprendieron las reglas
o dejaron de jugar antes que ellas.

Me imagino que su tristeza les viene
a madres como éstas,
de vivir constantemente hacia atrás,
de su claridad cuando observan
que todo lo que saben no tiene ninguna importancia,
y ahí se quedan
como pidiendo perdón
porque los años solamente traen años.

Pintura: Renoir

19 comentarios:

grandchester dijo...

.
Leo y aprendo.
.

Lila Magritte dijo...

Madres que juegan a ser madres... tarea difícil, agotadora a veces, hasta que se nos acaba el tiempo.

Rafa dijo...

me gustas cuando escribes así, como entrecerrando los ojos...












...casi como que te imagino, fuera de foco














Besos

mentecato dijo...

Las madres son la fragilidad de la belleza.

Margot dijo...

Ummmm, hay madres... y no todo lo tienen que saber, aprender andando y errar o no, pero andar...

Un beso a ti y al poema.

dr. Vicious dijo...

Me gusta esa intensidad poética para describir el presente y la fragilidad que se siente al tomar conciencia de él.
Un abrazo

Marielly!! dijo...

theres:
La felicito por el premio.
¿Está enferma? ojalá este mejor, para que pronto nos veamos en el penta-uc.
Le pido que me mande su mail, por que quiero mandar un cuento para Chic@s Grandes escritores.

gracias ^^
Le dejo mi mail malelypoly@hotmail.com

citadinokane dijo...

Teresita,
Só as mães são felizes.
Besos,
Pedro

Colombine dijo...

hay madres............

Lesan Mora dijo...

las madres siempre nos marcan, esta claro.
besos

tomantonin dijo...

madre madre madre

mi boca muy pocas veces pronuncia esa palabra

en un momento quizás hasta me cansé de decirla

Bolador dijo...

me encanto el blog
me gustaria decir mas cosas
pero creo que serían innecesarias

aqui hay luz
eso siempre se agradece

.A u r a. dijo...

Lindo profe. super lindo ^^
Ojalá se mejore pronto y que este Sábado la podamos ver allá en la U, la echamos de menos! ·)

Besos!
Au Revoir

cecivet dijo...

Saludos y que esté bien, bien, bien.

mentecato dijo...

Pasaba a saludar a tan magnífica poeta poetarum.

Un abrazo.

Letizia dijo...

Yo juego a ser madre-princesa.

Besos de Princesa

(j.g.) dijo...

creo que clarice lispector se ha ocupado de ese tema, sobre todo en el magistral cuento "amor". jamás entendí porque tantas mujeres dejan su vocación tras la maternidad, algunas hasta llegan a destruir los cuadernos que llevaban y esas postergaciones me duelen en verdad. el hombre, supuestamente más inserto en lo simbólico, no deja de ser abogado o futbolista por ser padre.

Fortunata dijo...

Hya madres que se parecen al silencio y otras que hablan demasiado.
Besos

Meigo y Druida dijo...

Tienes razón, pero una madre, jamás deja de ser mujer. Tiene el don de poder sentir amor de maneras distintas. Pero, insisto, no deja de ser mujer; y si lo hace, ese es su error y su tristeza. Nada cambia, nada se muere, simplemente es distinto.
Un beso lleno de rosas.