jueves, julio 05, 2007

Puro suceder de miradas anteriores

Perdíamos el tiempo diseñando navíos
que jamás llegarían al mar,
construimos territorios ilegibles
cuando la casa se cayó en el viento
y las palabras escaparon hacia nunca
por el cielo derrumbado.

Éramos, sin duda, la lejanía
menuda calma sin acceso a la historia,
creyéndonos visiones en los ojos de otros ojos,
dos fantasmas deshabitando el bosque,
porque nunca Amor fue suficiente
y su luz se la llevaron a picotazos.

Parecía difícil laberinto:
tú mirando las cosas solamente para ti
y yo disfrazada de pájaros huyendo en tu busca,
mirándonos siempre de frente sin poder encontrarnos.

5 comentarios:

Rafa dijo...

y entonces la guerra..?

























besos...

Amor dijo...

para que las cosas duren hay que aterrizar e ir despacio
esa es, thérèse, mi apuesta
amor

TOROSALVAJE dijo...

No lo puedo descifrar, por tanto me dedicaré a soñarlo, y me gusta, mucho, me gusta todo lo que sugiere, con recriminación incluida.

Besos.

Colombine dijo...

perder el tiempo............. me gusta .


perderlo en tareas inútiles


besos . therese

Gregorio Verdugo González-Serna dijo...

Diseñar navíos no navegantes no lo considero una forma de pérdida de tiempo, sino todo lo contrario, una forma subliminal de soñar el futuro.
Un beso.