martes, junio 26, 2007

¡Ha llegado carta!

"Los poetas del apocalipsis quieren difundir sus manifiestos drogados. No soy solo yo, y queremos que nuestro mensaje se disperse por las nevadas y eléctricas colinas del cyberespacio. Algo tenemos que decir, al parecer".

6 comentarios:

Tanino dijo...

Un mensaje cifrado en los códigos de Enrique Lihn sólo puede difundirse en los brazos de Hermes. Así llegará a cualquier lado.
Giuseppe Tanino

Margot dijo...

Me gustan esos poetas, los visité...

Gregorio Verdugo González-Serna dijo...

Oiremos lo que tengan que decir esos poetas.
Un beso.

grandchester dijo...

.
Caigan todas las defensas,
denigren o amordacen a quien quieran,
pretendan ahogarla en sangre,
lancen los mendaces toneladas de basura.
.
Hay una verdad elemental y eterna
que flota, sobre tanta mierda, pura.
.
Pura en su verdad el hambre avanza,
y las carnes, puras e impacientes,
como siempre, claman...
..-Somos las dispuestas…
…-No nos pueden acallar…
…-Queremos alimento... ¡Ya!-
.

andrés delmar dijo...

Desde el paraíso hasta los infiernos. Declaro que hay poesía.

Raúl Olvido dijo...

No creemos en paraísos ni en infiernos. Solo creemos en las cosas tal como son, no como deberían ser. Creemos en Bob Dylan y en la honestidad para vivir fuera de la ley. Creemos en todos los hijos de Rimbaud y Nietzsche que solo se siguen a sí mismos y brillan lejos, en un escándalo de pureza —con la serenidad de quien sabe que no se puede estar equivocado pues no existe lo correcto—. Creemos en la vida como una gran experiencia estética, y por último, creemos que el mundo es una mierda, pero no nos preocupa, porque somos inmundos, caóticos, anarquistas, en el sentido ontológico. Somo desdeñosos. Y nos gusta.