miércoles, junio 20, 2007

Desde el Castillo del Rey Lear, el adorable Bufón residente en México, se pronuncia acerca de los últimos acontecimientos

Carta a Therese.


Hola,

soy, de nuevo, el latoso del Bufón.

Estaré por aquí unos días, en la cuenta de G.

Estuvimos comentando un poco sobre el Fondo.

Pensamos que quizá se podría trabajar un poco

sobre la bandera directa de la poesía.

Los proyectos bajados o rechazados por el Consejo

implican, en sí mismos, un riesgo para éste.

Es decir, lo que se les escapó. Sugeriría, a riesgo

de ser impertinente, dos estrategias adicionales

a las que ya se utilizan en la lucha con el Consejo.

1. Recoger lo que se pueda y autoricen los escritores
de lo rechazado y publicar un poema aquí y otro allá,
donde los medios lo acepten, con la indicación de
"poema bajado" o "poema que el Consejo no consideró
del interés de la promoción de la lectura".

2. En el caso de Auto-publicación de libros, dar el crédito al Fondo por haber dejado pasar el libro.

3. Crear o promover la creación de un Fondo Alternativo, que solicite apoyos privados para la publicación de una antología o cosa parecida…
podría titularse algo así como "Los Bajados y los Rechazados"… con lo mejor que lo rechazado.

4. Un discurso público del tenor… "Esta iniciativa surge como una respuesta alternativa al financiamiento oficial para los creadores sin acceso al poder…" o "Como durante toda la historia, la poesía abre su vanguardia y deja atrás al aparato oficial que gestiona sólo para sí, siguiendo los esquemas clientelistas de toda la vida", etc.

La pregunta clave, en este planteamiento es: ¿existe entre lo rechazado material suficiente para publicar, en los medios que lo permitan, poesía de calidad tal que haga sonrojar al Consejo? …y si existe, es suficiente para justificar y publicitar una campaña de adquisición de fondos para publicar una antología de "lo que se le pasó al Consejo" que lo avergüence por haber dejado fuera esa poesía?

La poesía rechazada, en sí misma, puede ser un gran arma. Un "dato duro" que derribe o haga tambalear al Fondo y al Consejo por "dejar pasar ese material".

"Ésto es lo que decidieron no apoyar", "ésto es lo que consideraron no relevante para la promoción de la lectura".

Como dice Montealegre, su prioridad es que los apoyos lleguen a los ganadores ¿y la poesía, y la promoción de la lectura?

Quedo suyo.

El Bufón.

3 comentarios:

Therese Bovary dijo...

Gracias, querido Bufón, vos sí sabéis hablar con inteligencia.

En la próxima obra vos mereceréis el cargo de Ministro de Culturas Variopintas.

Mis cariños y recuerdos

Doncella poeta Therese

Omar Pérez Santiago dijo...

tipo:
Salon des Refusés

Gran idea
la compro

Gregorio Verdugo González-Serna dijo...

A mí me parece una idea genial, como patrocinadores se podía intentar conseguir a todos aquellos que tienen algo que reporcharle al Consejo, creo que lo harían con gusto, aunque seguramente les importe un pimiento la poesía.
Un beso.