jueves, agosto 21, 2008

Carlos Geywitz ha muerto solo, el lunes en su departamento de Estocolmo y ayer lo encontró un amigo


LO INATRAPABLE Y LO QUE MUERDE

el tiempo pasa fugaz entre mis labios y tus labios
y la múltiple rutina de sus ciegos incisivos
tatúa en mi pecho una escarcha que palpita
el tiempo pasa odiado mutante de piel
se acomoda en una silla sin respaldo
como perro que odia su rol de centinela
el tiempo pasa amado por ardientes reptiles
que acomodan galantes las sábanas carmesíes
que protegen ese beso tuyo que agobia mi nostalgia
la que siempre regresa con los flancos vacíos

Este es uno de sus muchos poemas escritos en el exilio desde 1973 donde llegó siendo apenas un niño. ¿Qué le ofrecía Chile?

¿Lo recuerdas, amigo Goñi, gran ministro que viviste con él tantos dolores?

4 comentarios:

Lila Magritte dijo...

Muy triste, Carlitos, nos sorprende tu partida, comienzan a retirarse los amigos, así despacito, sin anuncios.

Un abrazo y hasta pronto.

Therese Bovary dijo...

Amigos poetas,COMPAÑEROS, sigamos peleando entre nosotros, pero no abandonen.

Ayyyyyyyyyyy, cuánto dolor, Carlos querido.

hector siluchi dijo...

Amigo Carlos me he enterado de la triste noticia de tu partida y solo quisiera decirte un salud de vino tinto y hasta pronto amigo.
Hector Siluchi

Anónimo dijo...

Carlos profesor amigo:
me distes otra sorpresa en tu despedida de la vida,pertenecías a la orden masónica, te quiso mucha gente, ya que participamos muchos exalumnos tuyos, muchas amistades tuyas, tu familia tambien recibió nuestro cariño y saludos.
Te cantamos y recitamos como tu lo quisistes, hubo una buena onda muy familiar mucha buena onda Carlos geywitz, como tu lo eras a pesar de ser a veces muy para dentro.
Descansa en páz hermano
te saluda Manuel