martes, diciembre 26, 2006

¿Qué se hicieron?


Gilbert Becaud, Nathalie.

(A Cartas y Carteras ha llegado una página de las Memorias de Alfonso X, el Sabio. Quiero compartirlo con ustedes, mis buenos amigos de La Red ciberespacial).

¿Qué se hicieron los símbolos de la década del 60? Nathalie, el café Pushkin, la Plaza Roja, la tumba de Lenin y esa canción de Gilbert Becaud que invitaba al amor y a la nostalgia? ¿Qué fue del orden de la Revolución, de la alabanza del amor y el rechazo de la guerra? ¿Qué fue de los ídolos de Woodstock, de Jimmy Hendrix, de los poemas de Cardenal y de las líneas de fuego, del rescate de las barricadas, en París, ese mayo del 68?
Era la dulzura extraña de un mundo que llamaba al cambio, acunado por la música de los Rolling Stones y de los Beatles, por las canciones de Dalida y la lectura de "Rayuela", por Sartre que sentía como deber alentar a la juventud, pero estos, con desmesura y desparpajo, lo rechazaban por viejo y por "latero".
Todos querían ser jóvenes, ideólogos y hombres de acción. ¿Qué fue de tanta belleza y juventud?
Mi hija Teresa me lo ha preguntado más de una vez, porque entonces ella sólo tenía quince años y leía a Neruda y a Vallejo. Y ahora, ella me trae la pregunta en forma de canciones, las de Ismael Serrano, un hombre que ha tomado el relevo de la Nueva Trova cubana, de Joan Manuel Serrat y de Sabina. Una de ellas, cuyo nombre es "Papá, cuéntame otra vez", pone todo en claro. La copio aquí, en este "Diario", sin ánimo juvenilista y nostálgico, dado que, para mayo del 68, yo me acercaba a los 40 y me irritaba el desparpajo anárquico de los hechos, la irresponsabilidad y los tanteos de un poder que pondría las cosas en su lugar –como dice todo joven-.
"Papá, cuéntame otra vez ese cuento tan bonito/ de gendarmes y fascistas y estudiantes con flequillo./ Y dulce guerrilla urbana de pantalones de campana y canciones de los Rollings y niñas en minifalda./ Papá, cuéntame otra vez, todo lo que os divertisteis,/ estropeando la vejez a oxidados dictadores y cómo cantaste "Al Vent", y ocupasteis la Sorbona/ en aquel mayo francés en los días de vino y rosas./ Papá, cuéntame otra vez, esa historia tan bonita, de aquel guerrillero loco que mataron en Bolivia,/ y cuyo fusil ya nadie se atrevió a tomar de nuevo,/ y cómo desde aquel día todo parece más feo./ Papá, cuéntame otra vez que tras tanta barricada, / y tras tanto puño en alto y tanta sangre derramada,/ al final de la partida no pudisteis hacer nada,/ y bajo los adoquines no había arena de playa./ Fue muy dura la derrota, todo lo que se soñaba/ se pudrió en los rincones,/ se cubrió de telarañas y ya nadie canta "Al Vent",/ ya no hay locos, ya no hay parias, pero tiene que llover,/ aún sigue sucia la plaza./ Queda lejos aquel mayo, queda lejos Saint-Denis,/ qué lejos queda Jean-Paul Sartre,/ muy lejos aquel París,/ sin embargo a veces pienso que al final/ todo dio igual; los ostias siguen cayendo sobre quien habla de más./ Y siguen los mismos muertos podridos de crueldad;/ ahora mueren en Bosnia, lo que morían en Vietnam,/ ahora mueren en Bosnia los que morían en Vietnam.../los que morían en Bosnia, ahora mueren en Bagdad,/ los que morían en Bosnia, ahora mueren en Bagdad".

La vida real ha dejado de ser una mascarada. ¡Adiós a todo eso!

Alfonso Calderón, "¿Qué distingue un día de otro?" (Diario, 2007) (Inédito)


Ismael Serrano, Papá, cuéntame otra vez.


Y para ilustrar mejor la atmósfera de lo aquí expuesto, me permito incorporar, a pedido del padre de Therese, estas músicas que he bajado especialmente para él.


(Imagen de la tumba de Dalida en Montmartre. Para saber más hacer click en las palabras ¿Qué se hicieron? y llegarán a un link que desarrolla el tema)

18 comentarios:

Therese Bovary dijo...

El tiempo pasa y pesa, sin embargo, mi progenitor sigue escribiendo cada vez mejor.

Te amo mucho, daddy, mi viejito lindo, mi papá, mi Padre.

Anónimo dijo...

Interesante. Yo también me pregunto qué se hicieron, pero cualquier pregunta que me haga, no hay duda él se la hizo primero. Por algo está ya escribiendo las memorias del 2007 por anticipado. Por algo es Alfonso X el sabio, el tiempo no le viene con reglas.

Larga vida al Padre, Therese.

Lila Magritte dijo...

Muy hermoso. Veré si puedo buscar la música de Ismael Serrano y se la agregamos.

Mis abrazos.

Anónimo dijo...

Yo fui su alumna en el colegio Santa Rosa y en la Universidad Católica en la Catedra de Redacción Periodísitica I, II y III
¿Me recuerda? Yo me sentaba en la primera fila y usaba minifalda, cosa que a usted le molestaba mucho.

Mis saludos, Profesor.

Lila Magritte dijo...

¿Qué se hizo el rey don Juan?
Los infantes de Aragón
¿qué se hicieron?
¿Qué fue de tanto galán,
qué fue de tanta invención
como trajeron?
Las justas y los torneos,
paramentos, bordaduras
y cimeras,
¿fueron sino devaneos?
¿qué fueron sino verduras
de las eras?

¿Qué se hicieron las damas,
sus tocados, sus vestidos,
sus olores?
¿Qué se hicieron las llamas
de los fuegos encendidos
de amadores?
¿Qué se hizo aquel trovar,
las músicas acordadas
que tañían?
¿Qué se hizo aquel danzar,
aquellas ropas chapadas
que traían?

Anónimo dijo...

"Recuerde el alma dormida,
avive el seso y despierte
contemplando
cómo se pasa la vida,
cómo se viene la muerte
tan callando,
cuán presto se va el placer,
cómo, después de acordado,
da dolor;
cómo, a nuestro parecer,
cualquiera tiempo pasado
fue mejor".

J.M.

Colombine dijo...
Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.
Colombine dijo...

Estas sus viejas historias
que con su brazo pintó
en juventud,
con otras nuevas victorias
ahora las renovó
en senectud.
Por su grande habilidad,
por méritos y ancianía
bien gastada,
alcanzó la dignidad
de la gran Caballería
de la Espada.

Lila Magritte dijo...

Querida Therese, como verás tu post ha crecido mientras no estabas. He agregado algunas cosillas a pedido del mismísimo Alfonso X, quien me ha llamado temprano para pedirme música y la tumba de Dalida sobre la cual quería dictarme algo, ya que estuvo allí. Llámalo y dile qué más ponemos, comprendo que le resulte maravilloso todo lo que se puede hacer en estos tiempos.
Adoro el palimpsesto con la confusión de planos para los vivos y los muertos, sus voces y los ecos, con fotos y reflejos, con citas y cromosomas.
Mi página está disponible también para que juguemos entre todos, pero que no vaya entregando el rompecabezas por piezas... aunque eso sería lo natural... bueno, que te cuente lo del cementerio que lo conoce como a la palma de su mano.
Y qué responda "Ubi sunt".

Therese Bovary dijo...

My dear Lila, a su casa-blog, animal cautivo, parte entonces un fragmento del rompecabezas de Alfonso X el Sabio.

Besos y vivan la vida y los amores. No hay para qué sufrir tanto como la pobre Dalida. ¿O será ese acaso el destino de los artistas intensos?

Therese

Lila Magritte dijo...

Su poco de miedo da...

Anónimo dijo...

Así es...el miedo es normal...
...pero tomar ese destino intenso
y jugar Verdad. uff.

Atesoremos la cuna.
Hay de letras, de mimos y
también de hambre bajo la
higuera.

Therese Bovary dijo...

Ciertamente, sabia Grandchester.
Gracias por visitar este lugar.
Mis cariños

Fortunata dijo...

Bello texto el de Don Alfonso.

Que fue de todo aquello? nosotros somos el fruto de aquellos dias...Yo estuve en el mítico concierto que dio Raimon en la facultad de economicas en el 68.... yo...... el pasado y sus nostalgias.....yo todavia busco, busco y quiza eso era mismo que haciamos en aquellos dias buscar respuestas a este mundo trepidante que nos pasa a toda velocidad y solo nos da tiempo a balbucear como niños.

Te deseo un Feliz 2007 lleno de lo mejor.

Mil besos

Lila Magritte dijo...

Therese, anda a ver el video que encontré. Dalida ha resucitado en blanco y negro y... está bailando!!!

Therese Bovary dijo...

Fui y estoy impactada...
¡Qué fuerza, que coraje!

Esa sí es una mujer de verdad

¡Viva Dalida!

Anónimo dijo...

¿Y sabes que Dalida fue Mis Egipto?

Anónimo dijo...

Es una bella y talentosa mujer.