domingo, noviembre 11, 2007

Poeta Mauricio Barrientos presenta nuevo libro




El escritor Reinaldo Marchant ha publicado en España el siguiente comentario acerca del nuevo libro de maravilloso amigo poeta Mauricio Barrientos.
Todos los que quieran ir al lanzamiento del libro están invitados. Es el 22 de noviembre a las 19:00 en la Chascona, la casa de Pablo Neruda.

"Las estrellas fijan su residencia en los arroyos"





Cada cierto tiempo, Mauricio Barrientos (1960, Osorno) saca a luz un nuevo poemario. Fiel a su estilo cansino, depurado, hoy lo hace con un libro que contiene un bello y sugerente título: “Las estrellas fijan su residencia en los arroyos” (Pentagrama Editores, 2007).

Al igual que sus anteriores libros, de forma especial a su aplaudido “El hombre invertido”, Barrientos retoma la impronta lírica que lo identifica férreamente en los exquisitos mundos de su amigo vate Juan Luis Martínez, con quien vivió y se relacionó estrechamente durante años en la Quinta Región.

Mauricio Barrientos, es uno de aquellos escritores que vive la poesía de manera auténtica. Habita los más pequeños e impensados lugares, y se deja llevar, querer, por lo que simplemente ofrece cada nuevo día. Es la antípoda de la burocracia y de las responsabilidades idiotas de la vida moderna. Su plano vital es pariente sanguíneo de un Jorge Teillier, Rolando Cárdenas, y de toda aquella generación que nunca imitó a los poetas rebeldes sino que ellos lo fueron de verdad; él también lo es por naturaleza y opción, y esto se nota en los detalles más nimios de su vida y proyecto lírico.

No basta con escribir poesía. Es necesario ser sinceramente un poeta. Optar por este noble oficio que, cada vez, es ejercido por personas extrañas a su extraordinario origen. Caminar, pensar, hablar, dormir, siendo poeta, sin pose, ni maquillajes superfluos; adorar las geografías imaginarias de la poesía. Y las buenas tabernas, por supuesto. Ser un espejismo y un paisaje dentro de la gran urbe. Cualidades que salpican en Mauricio Barrientos, y que han formado a fieles discípulos que peregrinan buscando la cambiante morada donde hace descansar a sus huesos.

Barrientos debe ser uno de los últimos paradigmas de los clásicos bardos, lo delatan el conjunto de sílabas poéticas de su cuerpo melancólico, la bruma de las vicisitudes diarias que lo acosan y la valentía de terminar por ahí al anochecer, cuando los demás están prendidos en las sábanas o en el lecho seguro.

No es una casualidad hallar su sombra majestuosa una medianoche en la barra de un boliche santiaguino. Sus manos, siempre ocupadas por el cristal de una copa amiga, de inmediato se alargan para el saludo cordial. Y para compartir el intrincado camino a una muerte que no se deja vencer.

Formador de nuevos talentos, curiosamente con estudios universitarios en matemática, secretario en su momento de Nicanor Parra y Enrique Linh, Mauricio Barrientos merecería ocupar un lugar de honor en su generación poética, por el particular aporte lírico que ha creado en más de dos décadas; claramente la abstracción de las cosas y su forma distraída de llevar los elementales quehaceres rutinarios, le resultaron de más vitalidad a la hora de elegir. Y lo fue enhorabuena.


En estos nuevos poemas trasunta la nostalgia de una vida cotidiana que transcurre casi en silencio, con imágenes de seres deshabitados que se mueven constantemente, sin destino aparente ni lugares específicos, que indagan, preguntan:

“¿dónde estará lo que quiero?/ estará en tus secretos/ estará en lo que me hace/ estará ahí en el eco que repite/ los consejos/ las sugerencias/en el ímpetu/ de salir a la calle/y sentirme libre”.

Y más adelante continúa, a modo de remate: “¿dónde estará lo que quiero?”, cadencia absoluta, a mansalva, que queda palpitando en la retina de la memoria, sin posibilidad de respuesta, porque la poesía describe, no explica.

Hay en estos poemas, y en parte de sus demás libros, una desolación humana que cruza los sentimientos y las causas perdidas. En su valle no hay lágrimas; hay movimiento, reflexiones, un dejo de espiritualidad y coloquio con un ser supremo.

Sus versos están hechos y curtidos en las profundidades del alma humana. Detrás de la afirmación sencilla, asoma el pesimismo existencial, las utopías de encantos diluidos hacia el crepúsculo que, sin embargo, exhalan dosis de belleza, por la claridad de los cantos, el ritmo de las palabras y la sobria manera de consultar por hechos casi imposibles.


Un anticipo de los poemas del libro

Una lagartija

La lagartija
ciega
en la bahía
orienta
su único ojo
hacia la brisa marina
atrapando la sal
y los días de otoño


Las estrellas fijan su residencia en los arroyos

Las estrellas
fijan su residencia
en los arroyos
que entre aguas
brotan lunas
piedras y espumas
alrededor
de una floresta silvestre
donde luciérnagas
vuelan y vuelan
en este paisaje
taciturno

5 comentarios:

Therese Bovary dijo...

Hermoso libro; transparente como el cielo del sur; inquietante como un campo de flores amarillas, y bello como esas luciérnagas que sobrevuelan los paisajes mentales de Mauricio Barrientos.


¡Bien Mimicho!

mentecato dijo...

A propósito de las tierras maulinas, el tío Chindo Rojas, administrador de los viñedos de mi abuelo Manuel cerca de Infiernillo, era, a su vez, tío del escritor, médico, diplomático, Juan Marín Rojas, nacido en Talca y autor de "Naufragio y otros cuentos", "Paralelo 53 Sur". Coetáneo de Salvador Reyes, Rubén Azócar, Julio Barrenechea, etc.

Vivan todas las coincidencias del mundo.

Un abrazo.

Navero dijo...

Fue un verdadero placer conocer a Mauricio Barrientos. Bien por él. Aunque estoy en Talca, trataré de asistir al lanzamiento de su libro.
saludos cordiales

Therese Bovary dijo...

Mentecato, qué increíble!!!

¡Navero!, fue muy bello el encuentro en Talca, y el viaje en el tren y la lectura de poesía en González Bastías. Recuerdo que tú mencionaste que era necesario hacer algo para que la casa del poeta fuera reconstruida y transformada en monumento nacional.

Pero... siempre salen los peros para las grandes ideas.

mentecato dijo...

Queridísima Therese:

Otra coincidencia: Alberto Navero, poeta talquino pero oriundo de Constitución, es sobrino mío: su abuela materna es hermana de mi padre.

Un abrazo.