domingo, septiembre 07, 2008

¿Dónde están los ángeles guardianes?

Se solicita a todos los ángeles de la poesía
que rodeen la cama fatal de Mauricio Barrientos
y lo acaricien con su aliento sagrado.

Vayan, ángeles, vuelen,
recojan la sangre dispersa
y alimenten otra vez sus venas.

Que vengan los ángeles de todos los poetas
y si nada pueden contra el designio divino,
tomen delicadamente al poeta, porque sufre
y está herido de muerte por la vida
y póngalo a los pies del Señor
que no hace preguntas y perdona.

¡Ángeles! corran, vuelen al domicilio de paso
Hospital Salvador de Santiago de Chile.

¡Dios Te Salve, Mimicho!

3 comentarios:

amor es libertad dijo...

verdaderamente nuestro amor de poetas es tan poderoso como el de los ángeles de dios

bs

lila dijo...

Es cierto.

ángel dijo...

Gracias por este poema/oración al borde de la esperanza y el desasosiego.


Saludos...